Obra carretera estatal seca río y destruye ecosistema en Coquimatlán

Coquimatlán.- Una obra carretera, la mala ejecución de las medidas de mitigación no aplicadas por parte de la empresa desarrolladora y la no intervención de las autoridades ambientales, han provocado que en dos temporadas de lluvia, un balneario y cauce de río en Coquimatlán casi desaparezcan.

Y es que aproximadamente ocho kilómetros de cauce de río están azolvados por material que viene de la construcción del tramo carretero La Rosa-La Fundición, cuyo tramo II  tiene una longitud de 17.8 kilómetros y fue promovido por la entonces Secretaría de Desarrollo Urbano del Gobierno del Estado de Colima.

lafundicion_2

El proyecto para comunicar la zona centro del estado con el Puerto de Manzanillo, que inicia en la comunidad La Rosa de San José de Lumber, y será entroncada a la carretera Pueblo Juárez-Coalatilla, en la localidad de La Fundición, municipio de Coquimatlán, ha afectado el río desde hace dos temporadas de lluvias.

arena_acumulada_rio_fundicion

Álvaro Martínez Spíndola, presidente del Colegio de Profesionales Ambientales de la entidad, explicó que fue en el año 2009 cuando la Semarnat aprobó la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), en poder de AFmedios, para construir esta carretera que va de Manzanillo a los límites de Armería con Coquimatlán.

“La carretera no está terminada, y en la parte alta de la sierra no se hizo ningún trabajo de retención de suelos y lo qué pasó es que una microcuenca que se une al río La Fundición por este sitio se empezó a escurrir todo el suelo que no fue contenido y llenó y azolvó completamente el río La fundición”, explicó entrevistado por esta agencia.

drone_lafundicion

Daño grave

Para el presidente del Colegio de Profesionales Ambientales de Colima, el daño en el río La Fundición puede ser calificado como grave, dado que el suelo está totalmente azolvado, dañando el ecosistema.

“Simplemente, los chacales que son una especie importante para la gente de aquí, porque los consumen, ya no logran reproducir sus larvas, entonces los peces se mueren, muchas plantas se mueren, vemos hojas que se estancan y producen problemas”.

Además, al menos tres comunidades que aprovechaban el río, ahora tienen problemas de abasto de agua porque también ha disminuido el caudal considerablemente.

Pero además, el azolve de material ha afectado severamente un sitio turístico muy importante para el municipio de Coquimatlán: El baño de mi general, que tenía una profundidad de hasta seis metros, y ahora, en los puntos más profundos alcanza apenas poco más de un metro.

“No solamente daña este sitio turístico, sino que todo el ecosistema que hay en el lugar ha sido dañado, nos comenta la gente de por aquí que los chacales ya no hay y peces tampoco hay, qué está pasando, por una obra de infraestructura, mal ejecutada, estamos dañado este ecosistema primordial para la región”.

la fundicion

Medida de contención, ignorada

En la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), aprobada por la Semarnat, se establecen una serie de estrategias de prevención y mitigación de impactos ambientales, acumulatios, residuales y del sistema ambiental regional.

Para el componente hidrologico, destaca que la medida número 2, que es para “evitar el azolvamiento y depósito de residuos a los arroyos”, indicando que el responsable de hacerlo es la empresa contratista. Claramente esta medida no se aplicó.

elbañodemigeneral

El impacto que habría prevenido el cumplimiento de esta medida es la modificación de patrón natural de los escurrimientos superficiales durante la época de lluvias por la acumulación de material removido durante el desmonte y despalme del área.

Lo que se debía haber hecho, y al parecer no se hizo, es evitar acumular material removido durante el desmonte y despalme del área (residuos vegetales y suelo) a orillas de los cauces de arroyos o corrientes superficiales, respetando una franja de 10 metros a ambos lados de tal forma que se evite el arrastre de este material y se permita el libre flujo de los escurrimientos durante la época de lluvias.

“Se evitará la disposición de material producto de las excavaciones y sobrante de la construcción que pudieran azolvar los escurrimientos naturales y los drenajes de la carretera”, señalaba la MIA.

Tiene solución

Para contrarrestar los efectos negativos en el río La Fundición, es necesario primero que los habitantes afectados presenten una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), o en su defecto, que la dependencia federal investigue de oficio.

bausura_rio_fundicion

La Profepa debe ir con el promoverte, en este caso el Gobierno del Estado, y con la empresa constructora para que amortigüen el daño, es decir, desazolven el cauce afectado, pero además hagan las obras de contención de suelo en la obra que están construyendo.

El asesinato, aun puede evitarse.

Derechos Reservados AFmedios

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here