El legado del ante colimote

Colima.- “El ante de coco, piña cubierta, vengan a comprar: doy a dos por medio, cuatro por un real, mirando que el tiempo ¡está muy fatal!”, rezaba el pregón con el que se repartía el tradicional ante colimote, en las jamaicas o kermeses del Colima de antaño.

Y al pregón acudían los asistentes a la fiesta amontonándose para comprar la rebanada de pastel recubierta de mantequilla sobre la que se acomodaban simétrica y artísticamente pasas, almendras, nueces, piñones, tajadas de higo cubierto, limón confitado, piña y coco azucarado, salpicado el diseño con el brillo de cuentas plateadas.

pasterlante-5

En entrevista con AFmedios, la maestra María Dolores Márquez Amezcua, quien recientemente trasmitió a 14 personas el legado de la elaboración de este tradicional postre, compartió la historia y características del ante colimote.

“La influencia de los europeos que llegaron a Colima (desde 1884) hace que surja el ante colimote de piña y limón, un postre barroco, que llega a los principales puertos del Pacífico, me decía la señora Esther Cueva, que fue la persona que me enseñó a hacerlo  en 1966”.

pasterlante2-8

Se trata de un pan ligerísimo, parecido al pan mamon, que se moja con facilidad como si fuera esponja, y en Colima es el único estado donde se adorna y se decora de una, manera muy especial, señaló la maestra Lola.

“Inicialmente se hacía para las kermeses o jamaicas,  en las festividades religiosas, con el tiempo se hacen para grandes festejos, desde bautismos, primeras comuniones, quinceañeras, cumpleaños o bodas”.

pasterlante

El postre se transportaba en andas, como en un ritual, con una gran torre hecha de varas de carrizo y demás elementos, que el destacado colimense Alejandro Rangel Hidalgo logró describir de una manera extraordinaria.

“En la parte central, una jaula de carrizo sostenía el remate de flores hechas de oropel, palomas de ceras con alas de papel y mariposas. En las cuatro esquinas de la tabla que sostenía el postre, sendos ramos de hojas aromáticas despedían sus fragancias de yerba buena, toronjil, albahaca y romero; se mesclaban con los demás adornos, que como el que decora el ante, no tenía más reglas ni cánones, que los dictados por el capricho y la imaginación.”

pasterlante-6

Para la maestra Lola, una de las pocas personas en la entidad que conocen la receta original de este pastel, es muy importante que no se pierda la tradición de este laborioso postre.

“Me siento satisfecha de poder trasmitir estos conocimientos, ya  que tiene un valor incalculable por su historia y tradición, espero que sea trasmitido a las nuevas generaciones con el mismo entusiasmo con el que yo lo hago”.

pasterlante2

Derechos Reservados AFmedios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here