TAREA PÚBLICA

EL VEREDICTO DEL TEPF

CARLOS OROZCO GALEANA

Los últimos días, representantes del Pan, incluido su dirigente máximo, insistieron en que sufrieron un fraude a manos de las autoridades electorales locales en las elecciones pasadas, presentando argumentos que sustentan según ellos un dictamen favorable a sus intereses. En menos ocasiones, también se ha presentado el Pri ante el TEPF arguyendo que el albiazul no ha presentado pruebas para anular la elección. A media semana, ese organismo adelantó un acuerdo en el sentido de que el gobernador electo no violentó la normatividad por anunciarse en una revista deportiva, lo que hace suponer que el mismo es un anticipo de cómo resolverá la suerte final. Se espera que a finales de la semana se emita el fallo.
Básicamente, ese partido alega que cómo es posible que tras haber ganado la mayoría de municipios y de diputaciones en el congreso su candidato a gobernador no haya resultado victorioso. No reconocen que en los últimos tiempos los ciudadanos colimenses votan diferenciadamente. En las familias, sus miembros escogen del cúmulo de candidatos y votan por unos u otros, o se abstienen y nadie hace mitote. Si bien el Pri perdió alcaldías en la mayoría de municipios, Ignacio Peralta resultó ganador en varios de ellos.

La derrota del candidato Jorge Luis Preciado, se explica porque la mayoría de colimenses, así sea con 503 votos más, prefirió a Ignacio Peralta Sánchez al considerarlo mejor que él, con más cualidades y capacidades, con más empaque para ejercer el cargo. Considérese que no obstante que Jorge Luis ha sido un político combativo y que ha escalado en el poder, jamás ganó una elección. Ignacio había sido ya alcalde de la capital y le llevaba ventaja. Estaba calado y Jorge era una incógnita para los votantes.

Pero hace días, el tema fue tocado por dos periodistas que nadie conoce en Colima. Ricardo Alemán y Martín Moreno, firmaron sendas colaboraciones para presionar a los magistrados del TEPJ en su decisión. Dudo que ellos hagan caso. Los jueces no emitirán su fallo porque periodistas como esos, tan dados a escribir de oídas, bajo encargo, los presionen con razones pueriles.

Me parece que los interesados, los partidos y los ciudadanos colimenses debemos confiar en la decisión que tomen los magistrados integrantes de ese Tribunal, que será inapelable. Cierto es que dada la cultura existente de impunidad y corrupción en México se desconfíe de todo mundo y más de los jueces, que a menudo son separados de cargos importantes, en el ámbito penal regularmente, por transgredir la ley.

Ese fallo tendrá que aceptarse como venga. Una comunidad no puede darse el lujo de vivir en la desunión, con la armonía en veremos, sin paz, con odios, con la intervención de tanta gente en redes sociales que, aún sin saber cómo expresarse correctamente, abona a la desconfianza con insultos y opiniones sin justificación contra los políticos o partidos que no son de su preferencia.

A todos conviene la civilidad. Colima enfrenta problemas serios por lo que el gobierno debe estar estructurado sobre bases creíbles y confiables y con el respaldo absoluto de todos. Ha de recuperarse la confianza en las instituciones y construirse un destino con más prosperidad.
Hemos de aprender a respetarnos entre todos. Esto es fundamental para la paz. Los egoísmos entre la clase inmersa en el poder, impide las buenas políticas, son una enfermedad y alimentan la destrucción del tejido social. Nada ayudan a recuperar la armonía las bravuconadas de algunos actores que se sienten conquistadores de las Galias.

Confiemos en la capacidad y la honorabilidad de los magistrados del TEPJ, quienes determinarán con base en el derecho. Ellos tienen la palabra. Aceptemos su determinación en el sentido que sea. Hagamos la paz, vivamos en paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here