¿Sabes qué son los suplementos alimenticios, qué deben contener y qué no?

Los suplementos alimenticios son productos a base de hierbas, extractos vegetales, alimentos tradicionales, deshidratados o concentrados de frutas, adicionados o no, de vitaminas o minerales, que se puedan presentar en forma farmacéutica y cuya finalidad de uso sea incrementar la ingesta dietética total, complementarla o suplir algún componente, de acuerdo al  artículo 215, fracción V,  de la Ley General de Salud.

La Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), establece que según la legislación sanitaria mexicana, los suplementos alimenticios no pueden estar compuestos únicamente de vitaminas y minerales.

Revise la etiqueta del producto, si contiene únicamente vitaminas y minerales, se trata de un medicamento vitamínico, no de un suplemento alimenticio.

La cantidad de  vitaminas y minerales adicionados, no deben exceder los límites establecidos por el Reglamento de Control Sanitario de productos y servicios.

Los suplementos alimenticios tampoco pueden contener sustancias con acción farmacológica (naturales o sintéticas), por ejemplo: saw palmetto (planta), efedrina, anfetaminas, entre muchas otras.

Está permitido que contengan: carbohidratos, proteínas, aminoácidos, ácidos grasos, metabolitos, plantas, algas, otros que establezca la Secretaría.

Los suplementos alimenticios no deben contener: procaína, efedrina, yohimbina, germanio, hormonas animales o humanas, sustancias farmacológica reconocidas, o sustancias que representen riesgos para la salud.

Ni las plantas con toxicidad conocida de la Farmacopea Herbolaria de los Estados Unidos Mexicanos

Los suplementos alimenticios no requieren contar con registro sanitarios, es decir, no pasan pruebas exhaustivas para demostrar su eficacia, calidad y seguridad antes de ser comercializados.

Su vigilancia se realiza cuando ya están en el mercado, por lo que es muy importante que los productores actúen con responsabilidad y cumplan con los requisitos de ingredientes y etiquetado.

Los productores de suplementos alimenticios presentan un trámite llamado “aviso de funcionamiento”, por el cual declaran que inician operaciones de un cierto establecimiento donde se producirán determinados productos.

Sugerencia

Antes de consumir un producto (suplemento alimenticio o no) que le prometa muchos beneficios en un solo empaque, tome en cuenta los siguientes puntos:

1. ¿El producto es demasiado bueno para ser verdad? Desconfíe de los productos que prometen mucho.

2. No todo sirve para todos.

3. “Natural” no es igual a seguro.  No confíe en la frase “si no sirve cuando menos no me hará daño”.

4. Sólo los medicamentos, pueden publicitarse o venderse con el fin de prevenir, tratar o curar enfermedades. Reflexione: Si el producto es tan bueno como dice su publicidad ¿por qué no lo recetan los médicos?

5. ¿Tiene tiempo en el mercado o sólo está de moda?

6. Cuidado con los personajes de la publicidad. En la publicidad, abundan actores y personas que reciben una remuneración por seguir un guión creado por un publicista. BP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here