TAREA PÚBLICA

EL PENSAMIENTO ÚNICO

CARLOS OROZCO GALEANA

El Papa Francisco ha sido insistente en criticar la dictadura del pensamiento único como una forma arcaica de entender la realidad, ya que “mata la libertad de los pueblos, de las personas y de las conciencias”. Agregó, en la misma homilía, que aquellos que tienen el corazón y la mente cerrados no son capaces de recibir el mensaje de novedad portado por Cristo. El pensamiento cerrado, dijo, es idolatría de sí mismo, por lo que hay que orar y permanecer vigilantes.Antiguamente, el pensamiento único fue origen de millones de muertes ordenadas por líderes diabólicos como Hitler o Mussolini, a todas luces hombres enfermos que hoy tienen casi su réplica en el aprendiz de dictador venezolano, Nicolás Maduro o en el consumado maestro que dizque gobierna Siria, quienes no entienden que en cada compatriota suyo hay un pensamiento distinto al de ellos. Dijo el Papa, a modo de recomendación para todos, que vigilemos y recemos, que no seamos bobos y no compremos cosas que no sirven, que seamos siempre humildes y oremos para que el Señor nos conceda siempre la libertad del corazón abierto.

Como ha existido siempre en el mundo, hay en el corazón de los hombres una tendencia innata a mandar y prevalecer por encima de los demás; son millones y millones las personas que se sienten más inteligentes que otras porque tienen poder o más dinero y pueden descollar en el ambiente de los negocios, de la política o simplemente en cualquier otro segmento social. Están vacíos de lo bueno en su interior.

Pensar es el presupuesto para que la libertad florezca y se oriente rectamente, y por ello el pensamiento totalitario busca amordazar, perseguir y aislar a los que no piensan como los dictadores o por quienes confunden. Los dictadores, hombres del mal, se reconocen a sí mismos como dioses.

La apuesta de muchos hoy es por el dinero, la influencia, la fama, y el poder político ( la droga más poderosa es el dinero, hoy ), y en tales afanes del pensamiento único se pretende imponer las ideas de la modernidad aunque la gente se resista o no sepa qué se quiere decir con esto. Pero en medio de todo, hay el afán del engrandecimiento de los individuos.

Toda dictadura desde el poder es criminal y de mal gusto para las comunidades, que sufren mucho cuando son gobernadas por personas ausentes de la realidad, narcisos que quieren ser reconocidos y amados como dioses del Olimpo. Si nos referimos a tan corto juicio, a nivel de las familias, hay en un gran porcentaje de ellas la dictadura benévola paternal que suele avasallar a todos los cercanos, a los que castiga sus desobediencias.

Los dictadores, decía, son personas minusválidas, enfermos del alma, seres afligidos del amor, que fueron ignorados y crecieron con el complejo de no ser tomados en cuenta. En ambientes infinitos, como consecuencia de esas tribulaciones, abundan sujetos provenientes de hogares descompuestos que sufrieron la tiranía o el olvido de los padres y lucharon por superarse, pero terminaron ahogando sus sufrimientos mediante el triunfo económico a toda costa y haciendo mil cosas anormales.

Es necesario defender siempre la libertad de expresarse de cualquiera persona, es un derecho humano inviolable que ha de ser ejercido ante leyes absurdas. Nadie tiene derecho de imponer sus ideas a otros, por brillantes que sean éstas. Cada persona ha de pensar libremente. Dios así lo dispuso porque incluso El, tan magnificente, respeta a todos en su dignidad y su integridad y lo dota de voluntad e inteligencia para que labre su destino y sea feliz.

En los tiempos actuales, ha de respetarse la opinión ajena que, aún cuando equivocada según nuestro juicio, tiene que expresarse libremente. En todos los ambientes de vida, ha de permear la comprensión del otro como una manifestación del desarrollo humano. Nadie tiene la verdad de su lado jamás. El pensamiento único es maléfico por excelencia, el pensamiento independiente y autónomo es libertad. En todas partes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here