Senadora propone que mar de fondo se incluya en el Atlas Nacional de Riesgos

La senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo solicitó que el Centro Nacional de Prevención de Desastres incluya el fenómeno “mar de fondo” en el Atlas Nacional de Riesgos (ANR), a fin de establecer las medidas para prevenir los daños que este fenómeno puede ocasionar a las costas del Pacífico mexicano.

En un punto de acuerdo que se envió a la Primera Comisión de la Permanente, explicó que el ANR es un sistema integral de información, que permite analizar el peligro, vulnerabilidad y riesgo ante desastres naturales a escala nacional, regional, estatal o municipal.

La legisladora del Partido Revolucionario Institucional aseguró que con la inclusión de este fenómeno al Atlas Nacional de Riesgos se podrán generar mapas y sistemas geográficos de información, simular escenarios de desastres y emitir recomendaciones para la toma oportuna de decisiones.

El intenso oleaje del “mar de fondo”, refirió, ha provocado tres decesos en Guerrero, 701 viviendas en malas condiciones y 459 enramadas; daños en 178 restaurantes, 106 locales comerciales, seis hoteles, tres condominios y 289 cooperativas; así como 165 personas que permanecen en albergues.

Gastélum Bajo indicó que en Colima se han registrado alrededor de 80 enramadas afectadas y una persona muerta. En Oaxaca, agregó, se reportaron afectaciones en 95 establecimientos de la Playa Zicatela y la bahía principal de Puerto Escondido, que perjudicaron a cerca de 553 empleados.

En Sinaloa algunos negocios tuvieron que cerrar, pues el agua llegó casi “hasta la cocina”. A pesar de contar con un creciente número de turistas y una ocupación hotelera por encima del 70 por ciento, destacó, fue imposible ofrecer servicios como los recorridos por el faro y las tres islas en Mazatlán.

La senadora reiteró que el “mar de fondo” es un evento anormal causado por la fricción del viento proveniente de los frentes fríos del hemisferio norte, que empujan las aguas oceánicas hacia la costa, causando un fuerte oleaje.

En México, subrayó Diva Hadamira, se ha identificado que la presencia de este fenómeno se registra entre mayo y noviembre, por lo que es indispensable impulsar las acciones necesarias que prevengan este tipo de sucesos. BP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here