Habitantes de San Sebastián del Oeste viven atemorizados por el crimen organizado

Jalisco.- Con permanente angustia viven los habitantes del poblado de Soyatán perteneciente a San Sebastián del Oeste, ante la presencia del crimen organizado.

Después de ocurrir la emboscada de policías de la Fuerza Única Regional dependientes de la Fiscalía General del Estado, donde murieron 15  oficiales y cinco permanecen hospitalizados, los vecinos de esta comunidad, prefieren oír, ver y callar debido a que las células de la delincuencia organizada se encargan de supervisar sus actividades.

“Esta es una comunidad muy tranquila, pero es una tensa calma aquí se tiene que andar con cuidado, se ven cosas anormales a diario pero prefiero no meterme en problemas, aquí estamos solos a pesar que pasa el gobierno a cada rato, haga de cuenta que son invisibles” comentó un señor que pasaba por este lugar montado en un burro.

“Mire, oiga, yo solo me dedico a mi casa a atender a mis hijos, a veces pasan los señores en camionetas que no son de la policía, pero ellos nos dicen que nos cuidan y cuando anda alguien que no es conocido por aquí ellos se encargan de ver qué andan haciendo”, explicó la señora María.

Otra persona de edad avanzada, quien solicitó el anonimato, dijo textual:

“Ya nos estamos acostumbrando de ver y escuchar, no nos toca más que eso ver y oír, pero hablar no se puede usted sabe cómo se maneja, si no son unos son otros (grupos delictivos) esta vez nos tocó de nuevo la suerte de callar  y es todo lo que podemos hacer aquí en el campo”.

Agregó que la inseguridad esta en donde quiera, “Oigo las noticias y lo primero que se encuentra uno es en tal parte pasó esto, y pues ahora le tocó aquí a la región”.

En un recorrido realizado por este informativo, se pudo constatar que varios letreros informativos se encuentran llenos de agujeros de impactos de bala, tal como es el señalamiento que indica la llegada de esta comunidad de Soyatán, sin embargo más discos enclavados en la carretera que señalan prohibido rebasar se encuentran en las mismas condiciones llenos de impactos de bala.

A unos 300 metros, se encuentra una montaña la cual luce completamente quemada, ahí fueron emboscados los oficiales de la policía estatal,  durante la tarde del martes 7 de abril.

Diversos casquillos del calibre 7.62 milímetros y de .223, utilizados para fusiles AK-47 y AR-15, se encontraban en el lugar como mudos testigos, además de uniformes de los oficiales quemados, bidones de plástico, y hasta moldes de cinta canela para proteger las granadas estaban tiradas al borde de la carretera.

Durante la tarde del martes la carretera Mascota- Las Palmas- Puerto Vallarta, era vigilada por soldados de la 41 Zona Militar, y de la Fuerza Única, para evitar que transitaran por la zona de 99 kilómetros los pistoleros.

Automovilistas que pasaban por el sitio se detuvieron por algunos minutos para observar el lugar donde fue el ataque de una célula del grupo delictivo vinculado al Cártel de Jalisco Nueva Generación, de acuerdo a investigaciones que lleva la propia autoridad.

Los cuerpos de los servidores públicos ya fueron entregados a sus familiares para que fueran velados y se espera que durante este miércoles sean despedidos por sus propios compañeros con un homenaje póstumo.

Derechos Reservados AFmedios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here