Ataques aéreos de EEUU ayudan a kurdos y Ejército iraquí a ganar terreno al Estado Islámico

Fuerzas kurdas capturaron el martes un estratégico paso fronterizo y varias aldeas del norte de Irak en poder del Estado Islámico, logrando avances junto al Ejército iraquí mientras los militantes recibían fuertes bombardeos en la ofensiva aérea liderada por Estados Unidos.

Una fuente política local dijo que los combatientes «peshmergas» kurdos se hicieron con el control del paso de Rabia, que une Irak con Siria, en una batalla que comenzó antes del amanecer.

«Es el punto estratégico más importante para cruzar. Una vez tomado, se va a cortar la línea de suministros y la operación para llegar a Sinjar será más fácil», señaló la fuente, en referencia a una montaña más al sur donde los miembros de la secta minoritaria yazidí quedaron atrapados por los yihadistas.

Dos cadáveres de combatientes del EI estaban tirados en la frontera tras el combate, escribió en su cuenta de Twitter Hemin Hawrami, jefe del Departamento de Relaciones Exteriores del Partido Democrático Kurdo.

La capacidad de cruzar la frontera libremente ha sido una de las grandes ventajas tácticas del EI en este conflicto. Sus combatientes entraron desde Siria al norte de Irak en junio y regresaron con armamento pesado capturado a las tropas iraquíes en retirada, usándolo para expandir su territorio en Siria.

Las fuerzas lideradas por Estados Unidos han estado bombardeando objetivos del EI en Irak desde agosto y ampliaron su campaña a Siria la semana pasada en un esfuerzo por derrotar a los yihadistas, que se han hecho con el control de grandes zonas sunitas en ambos países, matando a prisioneros, expulsando a los kurdos y ordenando a los chiítas y no musulmanes convertirse o morir.

En dos guerras complejas y de múltiples caras, los combatientes sunitas del EI están luchando contra los gobiernos de ambas naciones -respaldados por el chiísmo-, grupos sunitas rivales en Siria y fuerzas kurdas en ambos lados de la frontera.

Washington espera que la campaña aérea, ejecutada con sus aliados europeos en Irak y junto a varios países árabes en Siria, ayude al Gobierno y a las fuerzas kurdas en Irak y a los sunitas moderados en Siria.

En Irak, una coalición formada por el Ejército, milicias chiíes y peshmergas kurdos comenzaron a reconquistar aldeas sunitas bajo el control del EI al sur de la ciudad kurda de Kirkuk, rica en petróleo.

LA TIERRA TIEMBLA

Sobre el terreno, un funcionario de seguridad iraquí reconoció que los ataques aéreos encabezados por Estados Unidos ayudaron a los peshmergas a liberar dos aldeas cercanas a Daquq, 40 kilómetros al sur de Kirkuk.

«En esta zona hubo intensos ataques aéreos de las fuerzas lideradas por Estados Unidos y también hubo ataques aéreos iraquíes durante la noche y el amanecer», señaló.

Las explosiones hicieron temblar al mismo Kirkuk: «Sentimos la tierra moverse bajo nuestros pies y luego escuchamos que había ataques aéreos fuera de Kirkuk», dijo un policía local contactado por Reuters que pidió no ser identificado.

El secretario general de los peshmergas, Jabbar Yawar, calculó que los kurdos iraquíes han retomado ya cerca de la mitad del territorio que perdieron cuando los yihadistas llegaron desde el norte hacia la capital regional de Arbil a principios de agosto.

«Absorbimos el golpe y les estamos rechazando», dijo

Yawar.

Además de ayudar a los kurdos en el norte, la campaña aérea está golpeando a los combatientes del EI al oeste de Bagdad y en sus suburbios sureños, donde los militantes se infiltraron en un complicado terreno rural conocido durante la ocupación estadounidense como el «triángulo de la muerte».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here