Aumenta riesgo de diarreas, insolación y golpe de calor

Con la llegada de la temporada de calor se incrementan algunos de los problemas de salud que afectan principalmente a los menores de cinco años y adultos mayores, considerándose entre estos padecimientos los asociados a la exposición a temperaturas

ambientales como golpe de calor, insolación y quemaduras solares, así como las originadas por el consumo de agua o alimentos descompuestos o preparados con malas medidas higiénicas como las enfermedades diarreicas y su complicación como la deshidratación.

La Secretaría de Salud y Bienestar Social indicó que el autocuidado es importante en la prevención de las enfermedades diarreicas y las asociadas a la exposición a temperaturas ambientales altas durante esta temporada de calor, por lo que hay que evitar actos públicos, deportes, ceremonias cívicas o juegos en espacios abiertos o cerrados sin ventilación durante las horas de mayor intensidad del sol o elevadas temperaturas, así como planear actividades muy temprano o al atardecer, cuando descienda la temperatura.

Asímismo, ventilar las habitaciones; ofrecer y beber más líquidos que de costumbre; evitar el consumo de comidas muy calientes o pesadas, la ingesta de líquidos con cafeína, azucarados o bebidas alcohólicas, y consumir los alimentos inmediatamente después de su preparación para evitar su descomposición, así como vestir ropa ligera de colores claros, además utilice sombrero o sombrilla para protegerse del sol.

Las enfermedades diarreicas son de naturaleza casi siempre infecciosa y de carácter autolimitado, cuyos agentes infecciosos se transmiten generalmente por vía fecal-oral, siendo la deshidratación la complicación más importante de los padecimientos diarreicos.

Para prevenir las diarreas hay que dar sólo leche materna durante los primeros cuatro a seis meses de vida; no utilizar biberones; ingerir alimentos inmediatamente después de prepararlos; usar agua potable; lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar los alimentos y después de ir al baño; realizar la disposición adecuada de excretas, tomar suplemento con vitamina «A» y muchos líquidos, frutas y verdura amarillas que contienen vitamina «A» y «C».

Así mismo, para la insolación y el golpe de calor se requiere evitar la exposición prolongada a los rayos del sol; aumentar el consumo de líquidos y no ingerir alcohol; usar ropa ligera y de colores claros; evadir el ejercicio extremo al aire libre o practicarlo durante las primeras horas del día o al atardecer, y usar sombrero o sombrilla para protegerse del sol y mantenerse en lugares frescos.

Y para evitar la quemadura solar es recomendable usar protectores solares; ropa protectora (clara); lentes con protección ultravioleta, y sombrero.

{jathumbnail off}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here