Tras su muerte doctores rechazan los pulmones; estaban negros, fumó por 3 décadas

El doctor chino Chen Jingyu decidió hacer público un video en el cual se pueden ver los pulmones de un hombre que decidió donar sus órganos pero que fumó durante 3 décadas.

Calificado por algunos como el “mejor anuncio contra el tabaquismo” nunca visto, las imágenes recogen cómo el doctor Chen Jingyu y su equipo de trasplantes del Hospital Popular de Wuxi, en la provincia china de Jiangsu, extirpan los pulmones de un paciente que donó sus órganos tras su muerte.

El doctor Chen no tuvo más remedio que rechazar los pulmones debido a su pésimo estado.

Según los informes, el donante, de 52 años, había fumado compulsivamente durante tres décadas, motivo por el que los pulmones, que en su estado sano presentan un color rosáceo, se habían vuelto prácticamente negros.

El equipo comprendió que no podrían trasplantar esos pulmones a nadie, pues presentaban calcificación pulmonar, enfermedad pulmonar ampollosa y enfisema pulmonar.

“Muchos fumadores en este país tienen los pulmones en este estado. Míralos, ¿todavía tienes el coraje de fumar?”, escribió el doctor Chen al compartir el vídeo.

En otras declaraciones a medios locales, el doctor explicó que “el paciente no se sometió a una tomografía antes de su muerte. Se le declaró cerebralmente muerto y sus pulmones fueron donados. Las pruebas iniciales del índice de oxigenación estaban bien, pero cuando recolectamos los órganos nos dimos cuenta de que no podríamos usarlos”.

“A los chinos nos encanta fumar. No sería practico decir que no aceptamos los pulmones de todos los fumadores, pero existen normas estrictas”, subraya el doctor, que considera aceptables “infecciones menores”. Un estudio de 2018 del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China concluyó que el 26,6% de la población del país mayor de 15 años fuma.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el tabaco mata a más de 8 millones de personas cada año. Se informa que más de 7 millones de esas muertes son resultado del consumo directo de tabaco, mientras que alrededor de 1,2 millones eran no fumadores expuestos al humo de segunda mano.