“Ojalá que los mexicanos no pasen por lo que hemos pasado”: Jeanine Añez

Bolivia.- La autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Añez, llegó el miércoles a la Casa de Gobierno en el centro de La Paz para asumir sus funciones, en un intento por poner fin al vacío de poder tras la renuncia de Evo Morales.

En entrevista con CNN la exsenadora señaló que Evo Morales se fue porque quiso, no se atrevió a responderle al país, calificó ese acto de cobardía.

“Morales está ahora en México queriendo verse como una víctima y queriendo engañar al mundo entero, diciendo que lo que hubo en Bolivia es un golpe, eso es tan falso como fueron falsos los resultados de las elecciones del 20 de octubre. A mí me da mucha pena los mexicanos porque algo de lo que nosotros queremos salir ellos decidieron entrar, ojalá que México, ojalá que los mexicanos no pasen estas situaciones tan desafortunadas que hemos pasado nosotros solamente por reclamar el hecho de vivir en democracia y libertad”.

“Espero que México no pase por todo lo que hemos vivido nosotros durante este tiempo, porque así son los socialistas utilizan mecanismos democráticos y luego se aferran al poder y después engañan a la gente, captan instituciones, se termina la institucionalidad democrática, pero la decisión de los mexicanos fue esa, un socialista en el poder y ojalá que no tengan que lamentarlo como todos nosotros lo estamos lamentando ahora”, refirió.

En medio de la crisis política disparada por la dimisión de Morales bajo presión de las Fuerzas Armadas, los enfrentamientos entre seguidores y opositores al expresidente seguían. Para la tarde del miércoles se espera una amplia manifestación convocada por un sindicato docente en la capital boliviana.

Añez llegó por la mañana al “Palacio Quemado”, como se conoce al histórico edificio presidencial boliviano, que Morales había dejado de usar por considerarlo un símbolo del viejo poder.

La presidenta interina es cuestionada por los partidarios de Morales porque la asamblea legislativa en la que asumió no logró reunir el quórum necesario debido a la ausencia de los legisladores leales al expresidente, que el lunes dejó el país para asilarse en México.

Con la asunción de Añez, la oposición pretende cubrir el vacío de poder que quedó tras la renuncia de Morales, de su vicepresidente y de los titulares de ambas cámaras del Congreso.

El líder indigenista dejó el domingo el poder denunciando un golpe de Estado en su contra, luego de que las Fuerzas Armadas le “sugirieran” renunciar en medio de amplias protestas de opositores que lo acusaban de cometer fraude en las elecciones del 20 de octubre.

La situación institucional de Bolivia generó divisiones en América Latina entre una centroderecha que considera que Morales cometió fraude y debía dejar el poder y una centroizquierda que señala que hubo un golpe de Estado en su contra.

El miércoles, el Gobierno de Brasil, liderado por el ultraderechista Jair Bolsonaro, reconoció a Añez como presidenta de Bolivia a través de un mensaje de Twitter.