Estados Unidos.- Tres mil 758 mochilas fueron instaladas en la sede de UNICEF en Nueva York para mostrar la devastadora escala de muertes infantiles en zonas de conflicto en 2018, cerca de 12 mil niños asesinados o mutilados.

La intervención recuerdan a un cementerio, donde cada una de las mochilas representa una pérdida sin sentido de una vida joven en conflicto y permanecerá hasta el jueves 12 de septiembre.

La instalación es un mensaje para los líderes mundiales solo unos días antes de la Asamblea General anual de las Naciones Unidas. Una vez que se desmonte la instalación, las mochilas continuarán su viaje para apoyar la educación de los niños.

“Las mochilas de UNICEF siempre han sido un símbolo de esperanza y posibilidad de infancia”, dijo la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

“En sólo dos semanas, los líderes mundiales reunidos en la Asamblea General de la ONU celebrarán el 30 º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño. Esta instalación debería recordarles lo que está en juego “.

Según el Informe Anual del Secretario General de 2019 sobre niños y conflictos armados, más de 12 mil niños fueron asesinados o mutilados en zonas de conflicto el año pasado, el número más alto desde que las Naciones Unidas comenzaron a monitorear y denunciar esta grave violación.

Estos son solo incidentes verificados: es probable que los números reales sean mucho más altos. UNICEF estima que en una cuarta parte de estos incidentes, los niños perdieron la vida.

En los conflictos en curso en Afganistán, la República Centroafricana, Somalia, Sudán del Sur, Siria, Yemen y muchos más, los niños pagan el precio más alto de la guerra.

El uso continuo y extendido de armas explosivas como ataques aéreos, minas terrestres, morteros, artefactos explosivos improvisados, ataques con cohetes, municiones en racimo, bombardeos de artillería causa la gran mayoría de las víctimas infantiles en conflictos armados.

“A medida que muchos niños regresan a la escuela esta semana, estamos llamando la atención sobre los miles de niños asesinados en zonas de conflicto y cuya trágica pérdida se sentirá para siempre en sus hogares, aulas y comunidades de todo el mundo”, dijo Fore.

“Los logros notables logrados para los niños en los últimos 30 años muestran claramente lo que podemos hacer si aprovechamos la voluntad política para poner a los niños primero”. BP