La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos confirmó que la Tierra tuvo el mes de junio más caluroso desde que se tienen registros, informó la Organización Meteorológica Mundial.

Según la portavoz de la OMM, Claire Nullis, la información coincide con otros datos recolectados por la NASA, el Centro Europeo para el Pronóstico del Clima a Medio Plazo, el Servicio de Cambio Climático Copérnico y la Agencia Meteorológica de Japón.

“Las temperaturas de la superficie terrestre y marina fueron las más altas registradas. Nueve de los diez junios más cálidos se han producido desde 2010”, explicó ante periodistas en Ginebra, añadiendo que este junio también marca el 414º mes consecutivo con temperaturas por encima del promedio del siglo XX.

En el oeste y el centro de Europa se presentaron olas de calor cortas, pero sin precedentes, con temperaturas diarias hasta 10°C más altas de lo normal.

“Las temperaturas fueron notablemente superiores a la media en la isla de Baffin, en el norte de Siberia (donde prevalecen los incendios forestales) y en algunas partes de la Antártida. Otras regiones con temperaturas sustancialmente superiores a lo normal incluyen Groenlandia, Alaska y partes de Sudamérica, África y Asia. India y Pakistán experimentaron una ola de calor severa en la primera parte del mes, antes del inicio del monzón”.

En general las temperaturas cálidas récord de junio de 2019 estuvieron presentes en partes de Asia, África, América del Sur, el Océano Índico norte y en partes de los océanos Pacífico y Atlántico. Las zonas terrestres y oceánicas no registraron temperaturas frías en junio.

Bajos niveles de hielo

“Junio ​​de 2019 establece un récord de temperatura global, pero las temperaturas son solo una parte de la historia. De acuerdo con un análisis realizado por el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo, en junio se registró la segunda extensión más pequeña de hielo marino del Ártico en los 41 años que se tienen de registros, detrás del mínimo histórico establecido en junio de 2016. El hielo marino antártico también fue el más bajo registrado”, aseguró Nullis.

La temperatura promedio de este año entre enero y junio es la segunda más alta en un registro de 140 años, solamente superada por la de 2016.

Las desviaciones de temperatura cálida más notables del promedio se presentaron en partes del hemisferio norte, específicamente Alaska, el oeste de Canadá y Rusia central.

Mientras tanto, las desviaciones de temperatura fría más notables se presentaron en gran parte de los estados contiguos de EE. UU. y el sur de Canadá, donde estuvieron por debajo del promedio o más bajas.

Las temperaturas récord de enero a junio se registraron en el centro de Sudamérica, la mitad sur de África, Nueva Zelanda y el océano circundante, así como en partes de Alaska, el oeste de Canadá, México, el mar de Bering, el Océano Atlántico, Madagascar y sus alrededores, el Océano Índico, y en partes del este de Asia. Ninguna zona terrestre o marina tuvo temperaturas frías récord entre enero y junio de 2019.

Más olas de calor

Este fin de semana una ola de calor llega a dos tercios de Estados Unidos, lo que afectará a decenas de millones de personas con un índice de calor muy superior a los 38°C.

Además, se pronostica que otra ola cálida llegará a Europa la próxima semana. La OMM pide a los ciudadanos que sigan los consejos oficiales y se mantengan frescos y seguros.

El servicio meteorológico de Francia confirmó este viernes el récord de temperatura ocurrido en junio, donde se llegó a los 46°C en el sur.

La OMM presentará un informe sobre el estado del clima en la Cumbre de Acción Climática en Nueva York el 23 de septiembre.

Consejo durante ola de calor

  • Siga las recomendaciones de su autoridad de salud local.
  • Mantenga su casa fresca, controlando la temperatura regularmente. Idealmente, se debe mantener por debajo de 32 ° C durante el día y 24 ° C por la noche.
  • Cuelgue cortinas en ventanas soleadas, abra ventanas por la noche y temprano en la mañana, y cuelgue toallas húmedas para enfriar el aire de la habitación puede ayudar a reducir la temperatura en el interior.
  • Vaya a la habitación más fresca de su casa, especialmente por la noche. Evite salir durante la hora más calurosa del día.
  • Evite la actividad física extenuante si puede.
  • Quédese en la sombra.
  • No deje niños o animales en vehículos estacionados.
  • Mantenga el cuerpo fresco e hidratado. Tome duchas o baños fríos. Use ropa liviana y holgada de materiales naturales. Use un sombrero de ala ancha o gorra y gafas de sol. Use ropa de cama y sábanas livianas, y sin almohadones, para evitar la acumulación de calor.
  • Beba regularmente, pero evite el alcohol y demasiada cafeína y azúcar. Coma comidas pequeñas y coma con más frecuencia. Evite los alimentos que son ricos en proteínas.
  • Ayude a otros a controlar a familiares, amigos y vecinos que pasan la mayor parte del tiempo solos. Las personas ancianas o enfermas que viven solas deben visitarse al menos diariamente.
  • Si una persona está tomando medicamentos, pregúntele al médico tratante cómo puede influir en la termorregulación y el equilibrio de líquidos.
  • Mantenga los medicamentos por debajo de los 25 ° C o en el refrigerador (lea las instrucciones de almacenamiento en el empaque).
  • Busque atención médica si padece una afección médica crónica o está tomando múltiples medicamentos.
  • Si usted u otras personas se sienten mal, mareado, débil, ansioso, con intensa sed o dolor de cabeza, busque ayuda. Vaya a un lugar fresco lo antes posible y mida la temperatura de su cuerpo. Beba agua o jugo de fruta para rehidratar. Descanse inmediatamente en un lugar fresco si tiene espasmos musculares dolorosos; beber soluciones de rehidratación oral que contienen electrolitos; y busque ayuda si los calambres por calor duran más de una hora.
  • Consulte a su médico si siente síntomas inusuales o si los síntomas persisten.
    Si alguien tiene la piel seca y caliente, delirio, convulsiones y / o está inconsciente, llame a un médico o a una ambulancia de inmediato.