Ciudad de México.- El martes pasado 4 de junio, el estudiante de Mercadotecnia Internacional de la Universidad del Pedregal, Norberto Ronquillo Hernández, terminó su última clase y como todas las noches antes de salid de la Universidad avisó a su novia que iría rumbo a su casa, sin embargo, ese día no llegó.

Sus familiares recibieron una llamada de secuestro exigiendo dinero el cual inútilmente fue entrega y la correspondiente carpeta de investigación fue abierta.

A dos días del suceso no se tienen noticias de Norberto, quien el jueves debería estar celebrando la conclusión de sus estudios de licenciatura con sus compañeros de generación.

“La violencia generalizada que vive nuestro país no nos puede vencer, debemos luchar porque lo monstruoso no se convierta en lo cotidiano, porque la inhumanidad no sea parte de lo habitual, por ello exigimos a las autoridades la pronta y exhaustiva investigación de los hechos que laceran a la familia Ronquillo Hernández, que lesionan a la comunidad universitaria y vulnera, una vez más a la juventud mexicana”, señala un comunicado de la casa de estudios.

“Los jóvenes graduados suspendieron el festejo en honor a su compañero y en lugar de esto se manifestando exigiendo justicia y señalando Nos falta Norberto.