Colima.- Uno de los atractivos turísticos del estado de Colima son sus balnearios en áreas de lagos o ríos, pero algunos usuarios se quejan de los precios altos que no coinciden con la calidad del servicio que se presta o el mal estado de las áreas de recreación.

Luego de una encuesta realizada por esta agencia informativa, donde LectoresAF manifestaron su descontento por los precios, el director de turismo del ayuntamiento de Coquimatlán Alfredo Larios López, uno de los municipios que más espacios de este tipo tiene, señaló que ya se han entablado pláticas con los dueños y se les está capacitando para brindar un mejor servicio.

Aclaró que no pueden establecer como autoridad los precios, pero pidió a la población darse una oportunidad y valorar los lugares y si hubiera quejas interponerlas antes las instancias correspondientes, como la Profeco.

“Una de las estrategias que el ayuntamiento está haciendo en materia de turismo desde luego es capacitar a quienes están ofreciendo este servicio, llámese restaurante, balneario, enramadas, artesanos, todo lo que tenga que ver con comercio y atención al público se están capacitando, es una de las prioridades que tiene el municipio”.

Recordó que Coquimatlán tiene muchos nacimientos de agua y se ofrece este turismo de naturaleza, que frecuentemente, resaltó, son afectados por fenómenos naturales como es el caso de los ciclones.

El funcionario municipal estableció que estos lugares son privados, y que los encargados invierten en infraestructura y cuidados del entorno, además del servicio que ofrecen a los turistas.

“Es un día a la semana, el día que tienen su ingreso más fuerte, que son los domingos, o temporada vacacional, que es cada seis meses; ellos por ser un sector privado ellos están ofreciendo sus productos a un costo que ellos consideran justo”.

“Nosotros como ayuntamiento no estamos facultados para solicitarle o poner una lista de precios a los productos o servicios que cada balneario está ofreciendo, lo que si podemos hacer es capacitarles e informarles, buscar estrategias para que atiendan bien al turista y la calidad de elaboración de bebidas y comida”.

Pidió a los usuarios tener la sensibilidad para las personas que viven de estos negocios, y darse la oportunidad de visitarlos y en caso de que no reciban un buen trato denunciarlo ante las instancias correspondientes como es la Procuraduría Federal del Consumidor o el mismo ayuntamiento que podría fungir como mediador.

Coquimatlán tiene ocho balnearios: Loa Amiales; El Paraíso; Peñitas; Ojito de Agua de la Esperanza; Tanque El General; La Huertas del Chical; La Piedra Encampanada; y la Piedra Cueteada.

Larios López señaló que el ingreso al agua no se debe cobrar, pero hay servicios que sí tienen costo por ser lugares privados, como el estacionamiento, uso de infraestructura y servicio de comida.

“Coquimatlán es un municipio al centro del estado de Colima, tenemos artesanía, maíz, elaboración de sombrero colimote, atarrayas, acachales (instrumento emblemático para pesca de río de agua dulce), y manantiales”.

El funcionario hizo la invitación a visitar el municipio y a explorar los balnearios, aclarando que en el momento en que no les convenza un costo, tomar otra opción.

Encuesta

En un ejercicio de consulta donde se preguntó a los lectores de AFmedios si consideraban que los precios de los balnearios del estado de Colima son adecuados o altos, el 78 por ciento de los encuestados se inclinó por altos.

En la consulta participaron 7 mil 300 personas, de las cuales 5 mil 600 consideraron que los precios son altos y mil 500 que el costo de entrada es adecuado.

Entre los comentarios de los participantes, algunos consideraron que no deberían cobrar el acceso a los ríos, pues son espacios públicos.

Otros resaltaron que los ramaderos se exceden al cobrar las mesas o estacionamientos, pues el servicio, la limpieza o el cuidado no es equivalente al precio que se paga y eso aleja a los turistas.

“Está muy mal que te cobren por todo, entrar, estacionamiento, mesa, etc (sic) estoy de acuerdo que tienen que mantenerse pero es exagerado el cobro de todo”, consideró Paulina Castrejón Sanchez.

Sin embargo, sí hubo quien calificó los precios como adecuados y comparó el costo de entrada a otros sitios de entretenimiento o el gasto que se hace al pedir comida a domicilio.

“Y si de verdad quieren saber qué es caro vayan a otros estados y van a valorar vivir en Colima”, consideró Cinthya Molina Lorenzo.

Algunos lectores se pusieron del lado de los locatarios, al argumentar que las tarifas de cobro corresponden al nivel de asistencia y el pago de impuestos que deben hacer a los Ayuntamientos.

Otras personas destacaron la importancia del trabajo colaborativo para mantener los ríos limpios, pues es responsabilidad de cada persona, y no solo de los ramaderos, mantener la zona libre de basura.

Juan Alberto Aguilar opinó: “Desde mi punto de vista muy personal, todas las áreas públicas donde NO cobran dejan de servir ya que nadie da mantenimiento y limpieza, Y quienes lo frecuentan no recogen la basura y desechos que generaron, Sólo observen en cualquier balneario que nadie se lleva su basura.”

Derechos Reservados AFmedios