Colima.- A partir de que el Gobierno del Estado tomó posesión del relleno sanitario se ha logrado una mejora de sus condiciones en un 50 por ciento, realizando acciones emergentes, así lo explicó para AFmedios Angélica Patricia Ruíz Montero, directora general del Instituto para el Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable (Imades).

Fue el 12 de octubre cuando se recibió, presentando diversas problemáticas entre ellas nulo funcionamiento de maquinaria, no se contaba con la operatividad de una báscula de control, además no se tenía un registro adecuado de algunos residuos, sin embargo todo esto ya fue solucionado.

La funcionaria estableció que por una tonelada de basura se tienen que invertir 203 pesos, en donde se incluyen los insumos de combustible, diesel, reparaciones, lubricantes, mantenimiento y energía eléctrica.

Una persona a diario acumula un kilo de basura; al relleno sanitario en promedio ingresan 360 toneladas.

En el año 2018 se tuvo un ingreso de 11 millones 228 mil 527 toneladas de basura con procedencia de los municipios de Colima, Comala, Coquimatlán, Cuauhtémoc, Minatitlán y Villa de Álvarez, además de empresas de recolección privadas y particulares.

“En promedio recibimos 370 toneladas por día, han existido días que se reciben hasta 400 toneladas, pero depende de los días y actividades que haya”.

Cerca del 80 por ciento del material que se recibe proviene de los municipios, y el otro se divide entre las empresas que se dedican a la recolección de desechos y los particulares que desde casas o actividades que desarrollan llevan los residuos al sitio.

El espacio total cuenta con 16 hectáreas, de las cuales solamente 5.5 están disponibles.

Ruíz Montero destacó que actualmente se tiene pronosticada una vida útil aproximada de 15 meses, por lo que se proyectan acciones para incrementarla a 20 años, considerando llegar a una altura de 15 metros.

Actualmente se encuentran proyectando una obra que pretende ser culminada en el mes de marzo, antes del temporal de lluvias.

“Entre la celda uno y celda dos, tenemos una hondonada en donde los lixiviados no tienen control, la obra es para el control de éstos, la idea es poder captar todos los lixiviados de esta celda, sobre un dren y poder unirlas, al meter el dren en esa sección permitirá incrementar el espacio disponible… nos da para operar 15 meses más”.

Los lixiviados son los desechos orgánicos generados por la descomposición, es decir el líquido que se propaga durante el proceso de descomposición de los residuos.

Los trabajos que faltan por completar son las acciones necesarias para la captación de lixiviados y el control del biogás, con el objetivo de que no se vuelva a generar un problema de incendio, además se reubicará el área de ramas y se reparará el sistema eléctrico dañado.

“Nos llevaría a una vida útil aproximadamente, adicionales hasta el momento, 20 años, de acuerdo a los cálculos que hemos hecho de cortes, perfiles, altura y volumetría, todo depende de la generación de residuos”.

Apuntó que los Ayuntamientos firmaron un convenio y hasta el momento están cumpliendo con las aportaciones correspondientes.

Derechos Reservados AFmedios