El Abucheo

¿QUÉ SIGUE?

Por: Sean OSMIN HAMUD RUIZ

El abucheo es una forma de demostrar disconformidad por alguien o algo, al gritarle “¡bu!” o haciendo sonidos de menosprecio, como silbidos. La gente puede hacer gestos con las manos, como bajar los pulgares. Wikipedia 

Interesante resulta observar lo vertiginoso que es todo en esta T4.

En poco más de 100 días, de un total de más de 1800 aproximados (los constitucionales obviamente) hemos vivido de todo.

Desde crisis financieras (cancelación del aeropuerto, deuda de Pemex), crisis sociales (desaparición de guarderías y refugios), crisis de credibilidad (obra pública sin licitaciones, huachicoleo impune), crisis morales (nueva ministro de la corte, cenas en lo oscurito), hasta tener que escuchar tan tempranamente decir al presidente incansablemente que no se va a reelegir, como mantra que busca la paz interior.

Pero bien dice la abuela, nadie aguanta un mal de cien años y en esa misma vorágine, ya el presidente comienza a enfrentar sus primeros encontronazos con la sociedad.

El reclamo en el aeropuerto de Acapulco y la rechifla en el nuevo estadio de base ball, comienzan a ser muestras de que hay desencanto.

Resulta increíble el desenfreno de acciones, reacciones y cambios de ánimo vividos.

Resulta increíble también que esta avalancha incite a otros actores a sentirse blindados para poder manifestar cualquier sandez que se les ocurra, desde la íntima relación que guardan el clítoris y la mariguana, hasta la justificación de decidir generar energía con carbón, igualito que en el inicio de la revolución industrial, allá por el siglo XVIII.

Lo deseable será que todo esto conjure un momento de revisión y reflexión por parte del Presidente.

Ha anunciado que en el periodo de Semana Santa tomará unas vacaciones. Ojalá encuentre un momento alejado del reflector que le permita hacerse de una fresca bocanada de aire que llegue hasta bien adentro con el preciado oxígeno y al menos acepte que hasta hoy, precipitarse, no solo no funciona, si no, además, ya le está costando, más al país que a él.