Calderón firma decreto de la reforma política

El presidente Felipe Calderón Hinojosa firmó en el Palacio Nacional el decreto de la reforma constitucional en materia política; un paquete de ocho cambios que calificó como “un paso importante en la evolución del régimen democrático, participativo y plural” de México.

Sin embargo, Calderón estableció como asignaturas pendientes las propuestas de su iniciativa original del 15 de diciembre de 2009, sobre las que hubo divergencias.

Destacó que “siempre el debate público, abierto y responsable será enriquecedor de la vida nacional”, y en ese sentido expresó su certeza de que la próxima Legislatura retomará la agenda de la reforma política que queda pendiente.

El proceso legislativo de la reforma política duró dos años y casi ocho meses, de trabajo colectivo; al respecto enfatizó: “La democracia la hemos construido los mexicanos día con día, con paciencia y durante más de un siglo, sin disparar un solo tiro”.

Faltó a la ceremonia la representación de los partidos de izquierda, aún cuando en el Congreso federal y en las legislaturas de los estados votaron a favor de los ocho cambios a la Constitución.

Los cambios ponen en vigor: La iniciativa ciudadana; las candidaturas independientes; la consulta popular; la iniciativa preferente del Presidente de la República; agregan un mes (a octubre) el plazo de revisión de la Cuenta Pública; la ratificación por el Senado de integrantes de los órganos reguladores del Estado en materia de Telecomunicaciones, Energía y Competencia Económica; se establece el mecanismo de sucesión en caso de falta absoluta de titular del Poder Ejecutivo, y alternativas para la toma de protesta al presidente de la República.

Fueron testigos de la firma presidencial del decreto de promulgación, los líderes nacionales del PRI, Pedro Joaquín Coldwell; del PAN, Gustavo Madero, y del Panal, Luis Castro Obregón.

Por el Poder Legislativo, el presidente de la Comisión Permanente, el senador José González Morfín, valoró la reforma como “un paso hacia la democracia de calidad, ya que abre nuevos cauces para la participación ciudadana, la rendición de cuentas y la eficacia institucional”.

El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré Romero, destacó que “gracias al diálogo abierto, democrático, al trabajo estrecho y de responsabilidad compartida, hemos alcanzado una reforma fundamental”, por su impacto en la construcción de una democracia más robusta y más eficaz.

Asistieron también a la ceremonia el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Juan Silva Meza, y legisladores, entre ellos el senador Manlio Fabio Beltrones Rivera (PRI), presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta; Guadalupe Acosta Naranjo (PRD), quien presidió la Cámara de Diputados en la aprobación del dictamen en San Lázaro.

Calderón, González Morfín y Poiré enfatizaron los temas que se quedaron pendientes: la elección consecutiva de legisladores federales, así como de alcaldes, integrantes de ayuntamientos y jefes delegacionales; disminuir el número de diputados y senadores; dar facultad de iniciativa al Poder Judicial; segunda vuelta electoral presidencial y legislativa; incremento del porcentaje de votos para que partidos políticos conserven el registro; reconducción presupuestal, y veto presupuestal.

SOBRE LAS REFORMAS

Después de dos años siete meses y 23 días desde que el presidente Felipe Calderón presento su iniciativa de Reforma Política, este miércoles firmó el decreto que promulga ocho cambios a la Constitución que propician mayor calidad a la democracia:

•1. La iniciativa ciudadana.

•2. Candidaturas independientes

•3. Consulta popular.

•4. Iniciativa preferente del Presidente de la República.

•5. Agregan un mes (a octubre) el plazo de revisión de la Cuenta Pública

•6. Ratificación por el Senado de integrantes de los órganos reguladores del Estado en materia de Telecomunicaciones, Energía y Competencia Económica;

•7. Establece el mecanismo de sucesión en caso de falta absoluta de titular del poder Ejecutivo

•8. Alternativas para la toma de protesta al Presidente de la República, ante presidentes de las Cámaras federales, o de la Corte.

Con información del Universal