Conducir sobre arena

La Conducción por las Dunas o el desierto es de las actividades más divertidas que se pueden hacer hacer a bordo de un vehículo y en consecuencia, de las que mas enganchan a todo buen amante de los deportes Extremos y el 4×4.

 

 

Si vas a conducir tu 4×4 sobre arena debes saber:

Lo primero que debemos hacer es bajar la presión de nuestros neumáticos, podemos empezar con un 30 o un 40% del inflado recomendado por el fabricante.

Los cambios de marcha deben efectuarse lo menos posible, siempre de forma rápida y precisa pues la arena tiene un gran poder de frenado.

En caso de quedar atascado, la eslinga y un tirón por parte otro vehículo desde un terreno mas compacto es suficiente para liberar nuestro vehículo.

Un error muy común es insistir con el acelerador una vez que nuestro 4×4 se empieza a hundir en la arena, lo mejor es dar marcha atrás e intentar nuevamente.

Si tenemos que afrontar una duna, lo mejor es ver que hay detrás, en ocasiones hay desniveles muy pronunciados y verticales.

Las dunas se deben atacar de frente, nunca en diagonal pues podemos volcar, pero con precaución de no salir volando en la cresta.

{jathumbnail off}