“Daisy es el recuerdo que me dejó mi hijo”

Tecomán.-Daisy regresó con sus propietarios, su familia, trece días después del accidente entre un tráiler y dos camionetas, percance que la dejó a su suerte, con múltiples lesiones y vidrios incrustados en su cabeza.

Ese domingo 01 de abril en la autopista Manzanillo-Colima, a la altura de la colonia Bayardo en Tecomán, perdió a su dueño, un menor de apenas ocho años con el que viajaba al momento del impacto.

La mascota permaneció alejada de los que conocía por casi dos semanas, recuperándose de algo que tal vez no alcanza a comprender, pero que evidentemente le afectó por el nivel de shock en el que se le encontró.

Al ver su casa, a los miembros de la familia, Daisy, la perrita chihuahua movió la cola en repetidas ocasiones, olfateó, recorrió el lugar de arriba abajo, jugaba con otro perro y con los niños que habitan ahí, sintiéndose de nuevo en casa, con los suyos.

Nadie puede saber a ciencia cierta si ella discernirá que ya nunca más verá a su pequeño dueño, o a su cachorro, que al parecer también viajaba con ellos ese fatal día.

Sofía sí siente ese dolor que lacera su corazón, porque en ese choque perdió a dos de sus hijos, el menor de 8 años y un joven de alrededor de 22, además de su esposo.

Sin embargo el regreso de Daisy es un paliativo, le recuerda la tragedia, pero también le reconforta al tener cerca ese pequeño ser que le perteneció a su niño.

En esta odisea que Daisy vivió hubo muchos samaritanos que se compadecieron de ella, y que sin esperar nada a cambio ayudaron a que su historia tuviera un final afortunado.

El primero, Salvador Montes de Oca, rescatista de la Unidad Estatal de Protección Civil, quien luego de que se atendió la emergencia, dando prioridad a salvar vidas humanas y rescatar los cuerpos de las personas fallecidas, se ocupó de ese frágil y pequeño ser viviente que no reaccionaba coherentemente.

“Procedía a sacar a la perrita que estaba entre los fierros, cuando la saco estaba en shock, pensé que tenía una fractura o alguna hemorragia, porque se estaba convulsionando, la exploré y el abdomen lo tenía muy duro”.

Con la imposibilidad de ocuparse de ella porque estaba comisionado en el operativo vacacional de Semana Santa y Pascua, Salvador buscó sin éxito que varios automovilistas que pasaban por el lugar se llevaran a la mascota para que fuera atendida por un veterinario.

Después de varios intentos para que alguien se encargara de la pequeña, apareció Mónica López, una joven de 19 años que conmovida por la tragedia y la situación del indefenso animal, sin pensarlo dos veces la tomó a su cargo.

El tercer ángel de Daisy fue el veterinario Javier Cárdenas, que trabaja en Animal Help, y como su nombre lo refiere, ahí la chihuahua fue auxiliada sin miramientos, fue examinada, diagnosticada y medicada sin que esto implicara algún costo económico.

“Mónica me la trajo en estado de shock, se tuvieron que suturar las heridas, 72 horas estuvo en observación, para descartar cualquier problema y ahorita está muy bien la mascota”.

La fortuna de la pequeña perrita no terminó ahí, decenas de personas en redes sociales se enteraron del caso cuando se trató de buscar a sus dueños, además de ofrecer dinero para costear las curaciones, hubo quien acudió a la veterinaria a conocerla y hasta tuvo un hogar temporal, en donde convivía con otros perros a manera de distraerse del estrés que pueda generar estar en un lugar desconocido y comenzar así a superar lo que había vivido.

En poco tiempo, Mónica logró contactar a Sofía, quien aún con el duelo en el alma buscaba la forma de recuperar a Daisy, pero le mortificaba no tener cómo cubrir los gastos que su curación había generado, ni la forma de trasladarse de Tecomán hasta Colima para rescatarla.

El cierre de este drama, ocurrió el pasado sábado 14 de abril, Mónica acompañada de Salvador, acudió hasta Santa Rosa, en Tecomán, para concretar el reencuentro.

“No sé cómo agradecerles, no sé cómo pagarles, ella es el recuerdo que me dejó mi hijo”, fue lo que atinó a decir Sofía, mientras las lágrimas hacían intentos por brotar de sus ojos.

Una interrogante quedó sin responder, el paradero de “Niño”, un cachorrito de dos meses, procreado por Daisy y que también habría estado en la camioneta accidentada.

 

“Daisy es el recuerdo que me dejó mi hijo”

“No sé cómo agradecerles, no sé cómo pagarles, ella es el recuerdo que me dejó mi hijo”, fue lo que atinó a decir Sofía, mientras las lágrimas hacían intentos por brotar de sus ojos.http://www.afmedios.com/2018/04/daisy-es-el-recuerdo-que-me-dejo-mi-hijo/

Posted by Afmedios Noticias on Monday, April 16, 2018

Derechos Reservados AFmedios